Día 16 – San Francisco y el Golden Gate

Lunes 8 de Octubre

¡Nueva semana! El lunes desayunamos de nuevo en nuestra panadería/cafetería de bagels de confianza House of Bagels. Esta vez pedí el bagel de nutella y no podía estar más rico!!

Hoy tocaba por la mañana coger el coche (pensamos que al ser lunes los puntos turísticos estarían “menos abarrotados” y podríamos aparcar mejor). Así que nos dirigimos a cruzar el puente en coche. Nuestro motel estaba cerca del Golden Gate, a unos 5 min en coche. Recuerdo que estábamos agobiados otra vez por el tema del peaje. Y es que hay que pagar peaje para cruzar el puente en coche de entrada a san Francisco. Íbamos a salir sin problema pero luego volveríamos a cruzarlo al entrar. Finalmente lo hicimos online que nos pareció la manera más cómoda de pagar (pero ha de ser en 48h tras haber cruzado) y lo hicimos en cuanto tuvimos internet para que no se nos olvidara!!

Es una experiencia cruzar el puente Golden Gate y si hubiéramos tenido más tiempo nos hubiera encantado recorrerlo a pie o en bici.

Mejores vistas del Golden Gate

Nuestra misión era tener las mejores vistas del Golden Gate! La primera parada fue el mirador que hay justo al salir del puente, donde paran todos los coches.

Pero este no es ni de lejos el mejor mirador ni son las mejores vistas del Golden Gate. Queda demasiado cerca del puente (y está hasta arriba de turistas) aunque se ve el skyline de San Francisco al fondo.

Justo al otro lado, hacia la izquierda seguimos una carretera para llegar a uno de los mejores puntos. Pero en el camino no podíamos evitar ir parando en cualquier mirador. Este mirador Golden Gate Observatory Deck es más tranquilito y justo cuando aparcamos el coche no había nadie.

Desde aquí continuamos al mejor mirador del Golden Gate de todos. Este sitio se llama Battery Spencer y para mi es una de las mejores vistas junto con la de la playa. Es muy grande, se ve el puente y hay suficiente espacio como para poder hacer algunas fotos decentes. ¡No me canso de ver esta imagen del puente!

Cuando nos cansamos de tantas fotos del Golden Gate (me habría quedado ahí todo el día) cogimos el coche de vuelta a cruzar el puente esta vez hacia San Francisco. Como os dije pagamos el peaje por internet y no tuvimos ningún problema! De aquí fuimos hacia otro mirador con buenas vistas del Golden Gate: la playa de Marshall’s Beach. Yo estaba emocionadísima porque por primera vez iba a tocar el agua del oceano Pacífico!! Así que tras aparcar cerquita, bajamos por un caminito y unos escalones que nos llevaron hasta la playa y la verdad que estaba todo bastante tranquilo. Así como en los otros miradores había mucha gente, aquí prácticamente nadie.

Tras las vistas del Golden Gate desde la playa cogimos de nuevo el coche rumo a Twin Peaks. Desde Twin Peaks hay unas vistas espectaculares de toda la ciudad. Es una visita imprescindible en San Francisco. ¡Las fotos hablan por sí solas!

Después de visitar Twin Peaks volvimos al hotel a dejar el coche. Y aprovechamos para comer por la zona una hamburguesa. De ahí cogimos un autobús hacia las Painted Ladies, para ver las casitas victorianas típicas de la serie Padres Forzosos. La verdad que San Francisco tiene casitas preciosas por toda la ciudad.

Tras descansar un ratito en el parque cogimos otro bus hasta Mission District, el barrio latino, y empezamos a caminar y patear pasando después por Castro, el barrio gay, y acabando en Ashbury Heights, la zona hippy. Parecía que estaba todo cerca sobre el mapa (error!! ya que el mapa es plano y las cuestas que había no eran ni medio normales). Ni que decir que acabamos cansados a más no poder. Y no paramos de caminar en toda la tarde!!!

Tras la caminata otro bus nos llevó de vuelta al hotel y cogimos una pizza para llevar (esta vez no fue en el Domino’s!!). Creo que nunca he estado tan cansada. Hubiéramos dormido 2 días seguidos después de San Francisco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *