Día 18 – Los Angeles: Venice Beach y Santa Monica

Miércoles 10 de Octubre

Nuestro último día completo en EEUU!! Aunque disfruté mucho, este día fue un poquito raro, porque era el último y yo estaba súper melancólica… ¡¡No quería volver!! Amanecimos en Ventura, a una horita en coche del centro de Los Angeles. Nuestro plan del día era visitar por la mañana el centro, Downtown LA, Union Station y de ahí ir hacia la zona de Venice Beach.

En el centro se encuentra Old Plaza, la plaza donde se fundó el Pueblo de Los Angeles. Hay un mercadillo y parece una plaza auténtica mexicana y está llena de puestecitos y música. Ideal para ir a comer, eso sí, es pequeñita.

Cerquita de la Plaza queda el downtown (el contraste con los rascacielos es total) y la Catedral de Nuestra Señora de Los Angeles. Fuimos a visitarla por dentro y nos chocó que fuera tan moderna!! Era super minimalista!! A mi me recordaba a una biblioteca, súper diferente de las iglesias y catedrales que estamos acostumbrados a ver en Europa.

Nuestra siguiente parada fue Union Station. Y de ahí cogimos el coche rumbo a la zona de Venice.

¿Que hicimos? Yo estaba atacada de los nervios porque… ¡me iba a hacer un tatuaje! Y soy la persona más aprensiva del mundo, y obviamente odio las agujas, así que como comprenderéis, la mañana la disfruté a medias…

El sitio que escogí para hacerme el tattoo fue Black Diamond Tattoo, en la zona de Venice. Ya lo llevaba mirado desde España y llevaba meses pensando en hacerlo ¡desde que reservé el viaje! Estaba cumpliendo un sueño y ¿que mejor souvenir para llevarme de LA? Vi que este sitio tenía muy buenas críticas y muchas normas en cuanto a higiente etc, así que les escribí uno o dos meses antes para preguntar si había que reservar hora y día. Me dijeron que al ser un tattoo pequeñito no hacía falta ni reservar.

El sitio me gustó y el chico que nos atendío súper majo, además era hispano por lo que pudimos hablar en español con él. El tatuador aunque súper profesional fue un poquito más borde. Y nada, tras mis nervios y dudas de si sería capaz de hacerlo… salí de allí con un tattoo!! Misión cumplida!

De ahí, una vez se me pasó la ansiedad y el estrés nos fuimos a comer!! La comida sí la disfruté y mucho. Comimos un menú de pizza + ensalada en un restaurante que se llama California Pizza Kitchen en Santa Monica. No recuerdo el precio pero sí que era bastante barato y podías escoger entre varias pizzas y ensaladas que entraban en el menú. ¡Riquísimo!

Con el estómago lleno cogimos de nuevo el coche y aparcamos entre Santa Monica y Venice. Hicimos una súper caminata hasta Venice Beach (hasta la Muscle beach y la zona skater) y vuelta hasta el muelle de Santa Monica. Estuvimos a punto de alquilar un patinete o un tándem. ¡Vimos montones de patinetes y bicis! A mi me gustó todo en Venice!!! Aprovechamos para hacer unas fotos en las casetas de los vigilantes de la playa y Nando se “bañó” por primera vez en el pacífico. Yo no pude tocar el agua en Venice porque justo llevaba el tattoo recién hecho en el tobillo (tendré que volver a LA para bañarme la próxima vez).

Tras el paseo nocturno por el muelle de Santa Monica nos fuimos a dormir al hotel Travelodge by Windham Hollywood, en el barrio de Little Armenia, (en East Hollywood). Cogimos unas pizzas para llevar y a descansar al hotel.

Yo ya estaba súper triste porque a media mañana del día siguiente salía nuestro vuelo de vuelta a España. El viajazo llegaba a su fin.

Y hasta aquí nuestro viaje por la Costa Oeste. Espero que hayáis disfrutado los posts tanto como yo al escribirlos!! Recomiendo este viaje al 100% y los dos coincidimos en que lo repetiríamos de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *